Archivo de la categoría: Para la historia…

Peproc conmemora su segundo aniversario

Y vivieron… ¿felices por siempre?

Nomenclatura de calles: ¿homenaje o confusión?

41 años de la matanza de Tlatelolco

Por: Juan Manuel Cárdenas.

Publicado el viernes 2 de octubre del 2009

Hoy se cumplen 41 años de la matanza de estudiantes en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco; García Maquívar estuvo ahí, a pesar de que junto con miles de estudiantes protagonizó decenas de enfrentamientos contra granaderos y el Ejército Mexicano, la del 2 de octubre fue la más cruel y sanguinaria.

ERA UN MITIN MÁS Por aquel entonces García Maquívar cursaba el cuarto grado de la Escuela Superior de Medicina, desde el inicio del movimiento estudiantil había formado parte de los grupos que protestaban, primero por frenar las represiones a las manifestaciones sociales, y luego por la libertad de los presos políticos y la entrega de los cuerpos de estudiantes desaparecidos.

A pesar de haber estado en la cárcel en dos ocasiones, el Jefe de Brigadas Políticas continuó en “la lucha” en cada una de las manifestaciones que se programaron; incluyendo el mitin convocado desde días antes en la Plaza de las Tres Culturas, del cual afirma que se trataba de “uno más”.

“Mi padre es ingeniero, trabajaba en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y me dijo que en la oficina se rumoraba que esa manifestación iba a estar muy fea; me pidió que me quedara en la casa. Pero le dije: ‘yo sí voy, ya si no regreso pues ahí nos vimos y algún día me alcanzas'”. “Era tanto el gusto y la pasión por el movimiento que no llegábamos a las casas, dormíamos y comíamos en las escuelas cuidándolas de ataques de la Policía. Partimos todos en conjunto porque nada más éramos 13 de un universo de 600, los demás nos abandonaron”.

Desde las calles de la periferia había presencia de camiones del Ejército, antimotines y tanquetas; situación que se asumió como cotidiana pues los niveles de los choques entre autoridades y manifestantes eran cada vez superiores, al grado de que se hablaba de decenas de muertos.

HABÍA FAMILIAS “El mitin estaba convocado a las 4:00 de la tarde y la marcha era una hora después, llegamos cuando ya estaba el único orador que era Florencio López Ozuna; como ya había tanta gente en la plaza nos distribuimos en el Edificio Chihuahua, nos quedamos nueve pisos arriba, todos los descansos estaban abarrotados”, narró García Maquívar.

En su libro, Memorias del 68, menciona que al movimiento estudiantil se fueron sumando otros sectores sociales, entre los que se encontraban familias enteras. La tarde del 2 de octubre de 1968 no fue la excepción, “había muchos niños jugando con sus pelotas junto con sus padres, había muchas familias”.

MATANZA SIN PRECEDENTES “Estábamos en una de las partes más altas, era frecuente que volaran los helicópteros y uno de ellos tiró primero la bengala roja y luego la verde; nos llamó la atención pero en eso comenzó el tiroteo”.

Fue imposible para él definir de dónde salían los disparos, su reacción instintiva fue correr para esconderse. Junto con otros dos estudiantes y tres ancianos se refugió en un departamento en el que trabajaban dos pintores.

Las balas penetraban por las ventanas destrozando cristales y se incrustaban en las paredes, tirados pecho tierra transcurrieron cerca de tres horas. Al oscurecer comenzaron a escucharse las “botas del infierno”.

Policías y militares recorrían los pasillos de los edificios aledaños en busca de estudiantes fugitivos, llegaron al departamento donde García Maquívar estaba escondido y patearon la puerta; un anciano abrió la puerta y entonces pusieron en marcha el plan que se había preparado a consciencia desde minutos antes.

“Entraron, cortésmente nos interrogaron y nos creyeron todas las mentiras que les dijimos: que una de las muchachas era mi esposa, la otra era mi cuñada y que ahí vivíamos. Echamos las credenciales, que éramos médicos y nos agarró aquí la balacera, eran como las 9:00 de la noche, nos sacaron. En el descanso de una de las escaleras estaba el cuerpo tirado de un hombre, en medio de un charco de sangre. Los soldados y nosotros lo pasamos por encima, pero estaba vivo y la sangre aún corría. No lo olvido”.

“Nos condujeron a Paseo de la Reforma y nos dejaron ir. Cada quien habló por teléfono a su casa y a dormir”.

LOS DOS RECUERDOS Juan Ramón García Maquívar agregó que después hubo otras manifestaciones, pero prácticamente todo terminó aquel 2 de octubre en Tlatelolco; lo marcó de por vida.

“Ésa fue la mejor época de mi vida y creo que viví mi propia guerra; pero también me quedó un trauma que duró cinco años, en los que anduve de vago por varias partes de Centroamérica y de México. Me tocó ver a compañeros aplastados por tanquetas o baleados; esa visión de la muerte no se olvida”.

Enrique Mijares Verdín vivía en el edificio Aguascalientes, contiguo a la Vocacional que está prácticamente a un lado de la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco; lo cotidiano para él luego de regresar del trabajo era ver frente a su edificio los camiones urbanos incendiados por los estudiantes, como señales humeantes de sus manifestaciones.

El 2 de octubre de 1968 se encontraba en la oficina cuando ocurrieron los hechos, ya por la noche un amigo lo llamó para platicarle que cuando había intentado regresar a su departamento en el edificio Tamaulipas se topó con que el área estaba resguardada por tanquetas y soldados. Más tarde pasó por él para tratar de entrar juntos a la unidad y saber qué había ocurrido. “Fuimos en su coche a merodear por la zona, pero únicamente pudimos asomarnos por el costado de Paseo de la Reforma, los soldados nos impidieron la entrada a pesar de que les asegurábamos que vivíamos allí. El panorama era terrible, la unidad permanecía a oscuras y de cuando en cuando se escuchaban disparos y gritos. Todas las personas que de alguna manera habían presenciado los hechos, con las que en esa zona pudimos hablar esa noche, estaban en shock y sin poder reprimir el llanto relataban aspectos cruentos de una matanza despiadada”.

“Los días siguientes mientras se normalizaban las cosas en Tlatelolco, al transitar por Paseo de la Reforma rumbo a Chapultepec fue cuando experimenté una sensación que ha permanecido imborrable para mí desde entonces. La gente en los cafés, en los restaurantes de la zona, en la avenida, conversaba, reía, ajena por completo a la tragedia que se estaba desarrollando en Tlatelolco. Ese contraste de dos realidades es lo que más recuerdo de ese día. Me marcó la aparente indiferencia de unos disfrutando de su vida, mientras otros estaban enfrentados con la persecución, el cautiverio y la muerte. Lo sentía como una traición, una insensibilidad, un aislamiento, a pesar de que me daba cuenta de que esa gente tal vez no tenía siquiera noticia de lo que estaba pasando en Tlatelolco”.

Twitter: @juanma3009

¿A dónde van a dar los perros abandonados?

Por: Cynthia Carolina Heredia Salazar.

Quienes no encuentran hogar son sacrificados; los adultos por electroshock y los pequeños con anestesia.

El mejor amigo del hombre, el perro, deja de serlo cuando “crece demasiado” o ya no se pueden solventar sus gastos; en otros casos, es tan simple llamar al Albergue Animal y decir “ya no lo quiero”.

De este tipo es la historia de un perro labrador de un año; llevaba cuatro días tirado en una construcción derrumbada, se veía enfermo y tenía una patita lastimada. Tal vez no fue abandonado, sino que se perdió. No se sabrá.

La señora Rosa de la Torre se a cercó, le dio agua y comida; luego, cuando se dio cuenta de que era un animal muy manso, decidió llevarlo a su casa. Kenia García Torres es su vecina; ella forma parte de

Nahum, Asociación por la Defensa de los Animales en formación. Cabe aclarar que no se dedica a recoger animales, porque no tienen un lugar para protegerlos, todavía. Ambas acordaron buscarle un hogar al can pues de la asociación que le recomendaron no tenía antecedentes positivos.

A la semana se publicó en El Siglo de Durango el caso del cachorro que padece un mal congénito y es más pequeño de lo normal, debido tal vez a la falta de ejercicio o mala alimentación. El mismo día de la publicación, Ignacio Cobarruvias se enteró por este medio y fue por el labrador; él ya tiene un hogar.

Éste es uno de los casos de adopción que han logrado civiles o pequeños grupos de personas; algunas recogen perros cuando se los encuentran en mal estado; otros se dedican a buscarlo

s.

La señora Rosa tiene ocho perros; cinco los recogió de la calle, “no hay corazón para dejarlos ahí; no pude… pero tampoco hay lugares donde tenerlos. Yo sólo le digo a la gente que adopte, que les den un hogar, ellos necesitan amor y una casa”.

La experiencia contrasta con lo que se vive de manera global en las calles del municipio de Durango, donde hace años se calculaba que había más de 11 mil perros callejeros.

Moctezuma Jiménez, encargado del Albergue Animal, da a conocer que por mes se reciben 900 perros y gatos, en mayor proporción, caninos. De ellos sólo 10 perros son adoptados al mes y la gente prefiere los cachorros. Quienes no encuentran hogar son sacrificados; los adultos por electroshock y los pequeños con anestesia.

En el Centro Antirrábico se analiza su conducta. Algunos canes son rescatados por sus dueños; otros, abandonados; a los callejeros nadie los reclama.

A pesar de que los Servicios de Salud de Durango (SSD) y el Municipio avalan las técnicas, son muchas las voces que se manifiestan en contra. Para los SSD, el perro callejero es un problema de salud pública, al igual que en el resto del país.

Édgar Islas Calderón, experto en bienestar animal y coordinador operativo de centros de adopción del programa Pedigree Adóptame, aseveró a través de la agencia de información ID que un perro en condiciones de abandono puede representar un foco de alarma en materia de salud pública.

Carlos Esquivel Lacroix, catedrático de la FMVZ de la UNAM y presidente de la Asociación Mexicana de Médicos Veterinarios Especializados en Pequeñas Especies (AMMVEPE), explicó que la adopción responsable de animales es una alternativa inmejorable para las familias que consideran adquirir una mascota.

Recomendó hacer un consenso de familia antes de adoptar un perro, debido a que el principal problema de abandono canino radica en que el 80 por ciento de los animales es adquirido por impulso o bien porque obedece a un patrón de tipo estacional, es decir, como regalo de época navideña e incluso obsequio de cumpleaños.

Ambos expertos coinciden: un animal que ingresa a un albergue ha sufrido diferentes fases de desnutrición y los efectos son variables de acuerdo con la etapa de vida del perro; es decir, un pequeño sin alimento requiere cuidados distintos a un geriátrico en la misma condición.

AGRESIONES Y ENFERMEDADES

Rocío Segura, jefa del departamento de Zoonosis y Vectores de los SSD, señala que el perro callejero se ha convertido en un problema de salud pública en todo México, y Durango no escapa de ello. En términos de agresividad, sólo el 10 por ciento se debe a la parte genética y 90 por ciento es el afecto, y buen trato que reciba de la familia adoptiva, revelan datos de la AMMVEPE. En la vía pública se encuentran dos tipos de perros: el callejero por naturaleza y el que tiene casa y lo dejan salir.

De ellos se generan agresiones y enfermedades; por las primeras se desencadena un fuerte gasto público en vacunas contra la rabia para los humanos y otros antivirales, según informó la especialista. El principal problema con los canes son las agresiones hacia los humanos, en primer lugar con los niños, ocasionando heridas graves en cara y cabeza.

Aunque en este caso, Rocío Segura reconoce que los animales reaccionan a la agresión del hombre, la cual suele manifestarse primero, “los perros están a la defensiva, buscan comida o se defienden del hombre”, recalcó. Las heces fecales en la calle pueden provocar parasitosis ya que las bacterias están en el ambiente, así como micosis. Hasta el conteo de junio se registraron mil 68 agresiones caninas en el estado.

Édgar Islas Calderón, coordinador operativo de centros de adopción del programa Pedigree Adóptame, dijo que existen enfermedades como la leptospirosis, transmitida por la leptospira, bacteria que poseen diversos animales, entre ellos los perros.

Dicha infección es comúnmente trasladada a humanos y ocurre cuando el agua o latas de alimento están contaminadas con orina del animal y entra en contacto directo con lesiones de la piel, ojos y mucosas.

TRATAMIENTO

La jefa de Zoonosis y Vectores aclara que cuando se es mordido por un perro se debe acudir al Centro Antirrábico de inmediato. Si la mordedura es grave, es decir, se presenta en rostro o cabeza, se aplica inmunoglobulina, que son células o anticuerpos que evitan la llegada del virus de la rabia al cerebro.

Se requieren 20 unidades por cada kilogramo de peso; en promedio cada humano necesita tres dosis. La mitad de la sustancia se aplica de manera directa alrededor de la herida y el resto por inyección en el glúteo. El paciente es vacunado contra la rabia; una dosis el día de la agresión; otra, al día tres, siete, 14 y 30. Son cinco en total. Si la persona acude a atención médica 14 días después de la mordedura, la vacunación y la aplicación de la inmunoglobulina es doble; luego se sigue el esquema antes descrito.

La vacuna contra la rabia es importada y cuesta 517 pesos la caja con 216 dosis, mientras que la inmunoglobulina se facturó en 330 pesos por dosis. Cabe recordar que por humano se requieren tres de ellas. Al sexto mes del año se habían aplicado 417 dosis de vacuna antirrábica para humanos, el 30 por ciento por lesiones graves; también se suministraron 125 dosis de inmunoglobulina.

PERROS DETENIDOS

Si se captura al perro agresor, ya sea callejero o de casa, es enviado al Centro Antirrábico, en donde se analiza su conducta y se determina si su naturaleza es agresiva. Algunos canes son rescatados por sus dueños; otros, abandonados; a los callejeros nadie los reclama.

Rocío Segura aseveró que estos caninos no son adoptables por ningún motivo y se canalizan al Albergue Animal, donde son eliminados. Durango cumplió ocho años libre del virus de la rabia. Para evitar o identificar los brotes, se realizan exámenes de encéfalo de perros elegidos al azar; hasta junio iban 2 mil 350 muestras de cráneo analizadas en el Laboratorio Estatal de Salud Pública, todos con resultado negativo.

LA ELIMINACIÓN A FALTA DE RECURSOS E INFRAESTRUCTURA

La jefa de Zoonosis y Vectores aclara que los municipios son los responsables del perro callejero; por lo tanto, el recurso y el trabajo les corresponde a cada uno de ellos. En Durango, la mayoría de los perros es enviada al Albergue Animal por sus propios dueños.

“Mantenerlos es un gasto muy alto; no hay un lugar especial para atender a este grupo de perros. Nos apoyamos en las asociaciones animales, y aun así es insuficiente”.

Los SSD en Durango aplican la norma 033 para el Sacrificio Humanitario de Pequeñas y Grandes Especies del Municipio de Durango que permite el uso del electroinsensibilizador, o muerte por electroshock.

Las pequeñas especies son eliminadas con anestésicos y las grandes, con electricidad. Según la versión de la entrevistada, el animal pierde sensibilidad en tres segundos.

Explica que la asociación protectora de animales AMIGO vigila que se aplique la ley como es debido; en ocasiones anteriores su presidenta, Delia Campillo, aseguró que el Albergue Animal “trabaja bien”. Este mismo grupo se acerca a los dueños cuando hay casos de maltrato, aunque no se los puede quitar. Es apoyada por los SSD con anestésicos; la asociación también sacrifica canes ante la falta de recursos y espacio. Cuentan con un veterinario que brinda servicio gratuito y viaja a municipios cuando se pide el apoyo.

Publicado en El Siglo de Durango (2010)

Twitter @CHerediaSalazar

Con el miedo de estar viva

Por: Juan M. Cárdenas.

Publicado el 20/10/09 en El Siglo De Durango

Balacera en el CBTIS 130. (Foto: José Juan Torres)

“¡Me dispararon!”. Se cortó la llamada. Fue la última frase que Ana pudo articular antes de entrar en shock. Hay historias en las que el hubiera sí existe, es el caso de Ana. Y es que si su escuela no hubiera organizado ese día el evento de elección de Reina las clases no se hubieran suspendido y Ana no hubiera tenido que cumplir la orden de su mamá de llevarle un documento que necesitaba antes del medio día.

Por lo tanto, no hubiera estado en la parada del camión frente a la escuela justo cuando unos secuestradores huían en desbandada, al haber sido sorprendidos en flagrancia y el copiloto de una camioneta Escape guinda no le hubiera apuntado a la cabeza con una .9 milímetros y jalado el gatillo. Pero sucedió.

Quizá fue por designio divino, tal vez un error milimétrico o probablemente una acción premeditada, pero el secuestrador erró el tiro. Ana sobrevivió pagando el costo de quedar traumada de por vida. Mañana se cumple un año del enfrentamiento entre delincuentes y policías, suscitado en diferentes zonas del sur de la ciudad cuyo punto álgido fue frente al CBTIS 130 ante decenas de testigos; momento que para muchos fue de terror y pánico.

***

Ana subió al camión para ir a la escuela sin haber desayunado, como era su costumbre; eran las 10:00 y no tenía hambre. La tarea era sencilla: llegar al CBTIS 130, solicitar la constancia de estudios que su mamá le había pedido desde hacía varios días, esperar a que la hicieran e irse. Más tardó en planearlo que en hacerlo.

Minutos antes de las 11:00 horas un grupo de agentes estatales estaba afuera de una casa de Paseo del Gavilán en el fraccionamiento Real del Mezquital, justo en la vivienda donde dos días antes fue asesinado el profesor Gerardo Santillán Guerrero. Sin importar la presencia de los agentes, un nutrido comando arribó al lugar y abrió metralla en una operación “relámpago” en la que sustrajeron a una mujer y a un joven de ese mismo domicilio; hirieron a dos policías y huyeron dejando una estela de al menos tres enfrentamientos más y otros dos civiles heridos. Escaparon rumbo al poniente. Ana ya estaba en el lugar equivocado.

***

Por fuerza de usar el “democrático” todos los días, Ana sabía que el camión no tardaría más de cinco minutos y por eso aceptó soportar el sol de aquel 21 de octubre. Pero primero llegó la camioneta Escape guinda de la que nunca más se volvió a saber.

Como si los hubiera estado esperando, el vehículo con delincuentes se detuvo a escasos dos metros enfrente de ella, en “la parada del terror”; Ana, como los demás estudiantes del CBTIS 130, comerciantes y automovilistas que pasaban por la zona, ignoraban lo que sucedía en ese momento. Por eso se sorprendió cuando el copiloto de la camioneta bajó el vidrio y le apuntó directamente a la cabeza, no podía reaccionar.

La estrategia era rutinaria y clara, así como cruel e inexplicable: sembrar heridos para distraer la atención de la policía, que ya les pisaba los talones, y obtener tiempo para escapar. Iba a ser usada. El delincuente, al que recordará toda su vida, era prieto, cabello chino hasta los hombros, ojos negros y estatura media; disparó. La detonación la dejó sorda y pasmada, la bala le zumbó pero no le dio. Pero esa fracción de minuto le cambió la vida.

***

Los recuerdos llegan en flash back. La camioneta arrancó y se desató un estruendo de balas de todos calibres a unos cuantos metros de la escuela, llegaron más patrullas y la gente se tiró al piso. Una niña, quizá un ángel o una ilusión, jaló del brazo de Ana para que se agachara porque seguía en trance. Su siguiente recuerdo es dentro de la escuela, rodeada de más alumnas en crisis nerviosa, algodones con alcohol en las manos y algunas desmayadas. Le faltaba el aire. Su celular suena, la noticia de la balacera ya corría por toda la ciudad. Una de sus primas le llama llorando para saber cómo está, pero su respuesta es aún más angustiante: “¡me dispararon!”. Colgó.

A las 2:00 de la tarde comienzan a evacuar el CBTIS 130 por órdenes de la policía. José, el novio, lleva a Ana a la casa donde la familia ya sabe del choque armado.

Entra con la mirada perdida hasta la habitación del fondo y se sienta en la cama. No dice ni una palabra. El noticiario televisivo no deja de hablar del tema, un par de minutos después reacciona con un llanto incontenido que tuvo que ser controlado con tranquilizantes. No deja de decir que le dispararon. Para antes de las 4:00 de la tarde ya está dormida. Quizá el único sueño tranquilo que tuvo en mucho tiempo.

Dos horas después Ana se muestra tranquila, incluso soporta ver las imágenes en el noticiario vespertino; pero no come bien.

La noche llega junto con las pesadillas. No puede dormir y tiene fiebre, quizá de miedo. El remedio casero es una “limpia” con huevo de gallina que hasta “se coció”. Concilia el sueño por un rato porque aun dormida sigue viendo la cara del sujeto que se atrevió a dispararle.

El amanecer sólo manifiesta el miedo que la persigue hasta hoy: ve la imagen del delincuente hasta en el vaso con agua donde fue vertido el huevo.

Ana regresó a la escuela cinco días después, con una sensación diferente. Ese día volvió, dijo, a ver a su atacante, quizá otro espejismo pero más real. Tiene miedo de estar ahí y el temor lo tuvo hasta que dejó de ir a clases, a los 17 años dejó de estudiar, las pesadillas siguieron por varias noches y en ocasiones siguen repitiéndose; la calle es insegura y las noticias no dejan de hablar de violencia.

La vida de Ana sigue siendo del hubiera. Y es que si Ana no hubiera vivido ese episodio de terror, no hubiera dejado la escuela para concentrarse en su noviazgo y por lo tanto no tendría por fin un motivo para ser feliz: va a ser mamá.

***

El enfrentamiento del 21 de octubre del 2008 entre elementos de la entonces Dirección Estatal de Investigación (DEI) y secuestradores dejó como saldo varias personas heridas, entre agentes y civiles, y un delincuente muerto; las detenciones nunca fueron precisadas, pues a lo largo de las persecuciones hubo algunas personas aprehendidas pero no se informó su relación con los hechos. Tampoco se volvió a saber sobre las personas que habían sido secuestradas previamente y que durante la balacera lograron escapar.

El caso es que exactamente una semana después fue asesinado el entonces subdirector de la DEI, Antonio García Artea, cuando circulaba por el bulevar Francisco Villa frente a una agencia automotriz, quien encabezó el operativo por su corporación hace un año.

Según versiones de funcionarios de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), García Artea acababa de salir de su oficina luego de una reunión en la que se planeaba el festejo del Día del Agente Investigador, que celebraría al día siguiente de ser asesinado.

Las versiones indican que el ex Comandante Regional de La Laguna todavía sostuvo comunicación telefónica para ultimar detalles sobre el evento, pero en el cruce con la calle Constituyentes fue alcanzado por una camioneta Lobo negra y otra Durango azul marino, de las que le dispararon en repetidas ocasiones. El Focus gris, placas FZK 8996, en el que viajaba quedó sobre la banqueta de un terreno baldío, entre dos lotes de automóviles.

 

Twitter: @Juanma3009

Experimentación con animales, aún sin control

"Ya no lo quiero" es la primera razón por la que reciben llamadas al Albergue.

Con fines académicos en las escuelas y de cuidado al humano en Servicios de Salud de Durango los perros son objetos de experimentación y sacrificio sin el control de las autoridades.

Por: Cynthia Carolina Heredia Salazar

(Publicado en El Siglo de Durango en 2010)

El perro callejero es el principal ejemplar en las mesas de laboratorio, del cual tampoco hay quien se responsabilice, así el Centro Antirrábico y el Albergue Animal se señalan uno al otro como los indicados, y quien se supone, recoge y vigila a los canes.

DEFENSA

La Asociación Protectora de Animales y activistas independientes se han manifestado en contra de las prácticas con animales al interior de las universidades de Durango y las tacharon de inhumanas e incluso prohibidas a nivel internacional.

La semana pasada la Facultad de Medicina de la UJED realizó seis prácticas, para las cuales se requirieron igual número de perros quienes fueron sacrificados.

Nora García Corral, jefa de Fisiología y Farmacología de la Facultad, avalada por tratados internacionales, textos científicos y organismos de la medicina nacional, enfatizó que los animales se han utilizado desde los inicios de la medicina.

El conocimiento está basado en un aprendizaje activo, en 1997 en el Congreso Internacional de Ciencias Fisiológicas se desató controversia por el tema y la conclusión fue que era necesario usar animales para experimentación. “No se nos ocurrió a nosotros, sólo en la práctica real los estudiantes podrán aprender las respuestas de los organismos vivos”, defendió.

Recalcó que los animales no son víctimas de maltrato, se trabajan anestesiados y mueren por eutanasia al inyectarles potasio.

Un día antes en las perreras había seis caninos provenientes del Albergue Animal, estaban bañados, les llevaron de comer carnes frías y croquetas de marca.

Los jóvenes reprodujeron las normas que según la institución marca para las prácticas y si los desatendían eran amonestados en su calificación.

AL OLVIDO

“Ya no lo quiero”, describió el médico veterinario como la primera razón por la que reciben llamadas al Albergue, sólo recogen animales con dueño.

A la semana reciben en promedio 80 perros, si no los reclaman en 32 horas son sacrificados, sucede con el 90 por ciento de ellos.

Gatos y cachorros mueren por paro cardíaco-respiratorio provocado por sobredosis de anestésicos, los adultos por electrocución. La mayoría de los huéspedes son de este tipo.

La norma 033 para el Sacrificio Humanitario de Pequeñas y Grandes Especies del Municipio de Durango respaldan el uso del electroinsensibilizador, aparato creado por estudiantes de la UNAM.

Otro porcentaje de perros es destinado a escuelas para prácticas, al avance del semestre la Facultad de Medicina ha requerido 32, la Universidad España 15 y otros pocos la Facultad de Odontología.

Por método aleatorio el Albergue envía cabezas de perros al Centro Antirrábico para que les extraigan el cerebro y el Laboratorio Estatal realice la prueba de fluorecencia en busca de rabia.

A la fecha se han analizado 600 encéfalos, la meta son 2 mil este año.

APRENDIZAJE

Félix Casas, director de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootécnia dijo que desde hace año la institución ha trabajo en disminuir el número de animales que se usan para experimentación, en la actualidad es raro cuando se sacrifica alguno.

Los ovinos y bovinos son animales de producción y cuando alcanzan edad avanzada se les coloca una cánula estomacal para observar el proceso digestivo, sólo cuando concluyen su ciclo.

La escuela extendió la invitación a Medicina Humana y Veterinaria para que las prácticas con perros las hagan en las instalaciones de Veterinaria, Odontología lo ha hecho así varios años.

El director refirió que toda práctica animal demanda la presencia de un veterinario. Se creó al interior de la institución un comité para supervisar los procedimientos y condiciones de vida animal al interior “hay una gran diferencia entre protección y bienestar, si está dentro de las escuelas debe ser con la mayor calidad posible y con respeto a la vida”.

Se impulsa el aprendizaje a través de modelos tridimensionales y propone que las tres escuelas lleven a cabo observaciones en equipos multidiciplinarios para diminuir los ejemplares.

La regulación debería extenderse a las demás escuelas hermanas y en especial a las privadas, quienes laboran en completo desconocimiento de las autoridades, refirió.

El Reglamento a la Ley para la Protección de los Animales facultaría a la universidad para intervenir en los perocedimientos o prohibirlos.

Rocío Segura, jefa de Vectores y Zoonosis de la SSD aclaró que el área no está facultada para vigilar las actividades. Al cuestionarle si la Secretaría de Salud autoriza la electrocución dijo “la eutanasia por sobredosis es muy cara, más de mil pesos”.

Twitter @CHerediaSalazar

Reporteros entre el fuego cruzado

Por: Pedro Galindo Morales.

Junio del 2008 

Balacera registrada en el Fraccionamiento Jardines de Durango en el 2008. (Foto: León Carmelo Alvarado)

Tres enfrentamientos donde participaron personal del Ejército y policías de las diferentes corporaciones en contra de por lo menos 20 sujetos fuertemente armados que tripulaban seis camionetas blindadas de reciente modelo, se registraron en el fraccionamiento Jardines de Durango y en La Forestal, arrojando un saldo inicial de un muerto, cinco vehículos asegurados, dos detenidos, armamento de alto calibre decomisado, dos agentes de la Policía Estatal heridos, en un operativo conformado por cerca de 150 efectivos, según lo informado por el general de la Décima Zona Militar, Moisés Melo García.

Detalle a detalle

Eran las 15:15 horas de ayer cuando los agentes de la Dirección Estatal de Investigación (DEI) arribaron al fraccionamiento Jardines de Durango acompañados de algunos efectivos de la Décima Zona Militar, pues habían recibido un reporte de que en la calle Mimosa se encontraban varias camionetas con personas armadas y justo cuando se acercaron a la casa marcada con el número 18 salieron seis unidades de reciente modelo, al parecer todas blindadas, abriendo fuego contra los policías.

En ese momento se registró el primer enfrentamiento, la DEI los “topeteó” en la esquina de Nardo y Mirto y vaciaron sus fusiles en dos camionetas, una Trail Blazer roja y una Cherokee negra, obligando a los delincuentes a repeler la agresión y subirse a otra unidad, una Ram roja, que salió a toda velocidad por la cerrada de Mirto, donde se encontraba una patrulla de la Policía Estatal Preventiva (PEP) tapándoles el paso.

Balean a dos agentes

Cuando los delincuentes, quienes además iban en otras tres camionetas tipo Durango (una café, una negra y otra gris) se toparon con la PEP abrieron fuego en contra de los agentes y lesionaron a dos. Según el testimonio de los mismos elementos de la PEP y de la DEI.

Después de este primer enfrentamiento reporteros de los diferentes medios de comunicación se presentaron en el lugar para captar imágenes y poder informar a la ciudadanía, notándose un trabajo profesional o quizá demasiado riesgoso de los periodistas, ya que cuando se suscitó una segunda balacera en lugar de correr a protegerse se acercaban al lugar del tiroteo.

Pero minutos antes los periodistas en su afán de informar verazmente a la comunidad sufrieron algunos percances; a los compañeros de TV Lobo los “malandros” los encañonaron y los despojaron de su vehículo, al compañero de Canal 10 lo sorprendió el fuego cruzado mientras reportaba a unos metros del tiroteo y a los colegas de Señal España les dispararon desde un carro Malibú de color blanco.

 Caen dos “malandros”

A partir de los enfrentamientos se inició una persecución por el fraccionamiento La Forestal, donde se logró detener a dos de los “malandros”, según lo informado por el general de la Décima Zona Militar, Moisés Melo García, quien al estar hablando vía telefónica con el director de la DEI decía “dígame Alejo, dónde los tiene ubicados para ir por ellos, estos cabr… no se van a burlar de nosotros”.

Un par de horas después, cuando por fin llegó el Agente del Ministerio Público Federal, los detenidos fueron trasladados al cuartel militar del 5 de Mayo, para que no se atrevieran a rescatarlos, aseguró Melo García.

Versión oficial de la balacera

Corporaciones estatales y municipales, así como elementos del Ejército Mexicano sostuvieron un enfrentamiento con presuntos integrantes de la delincuencia organizada, con un saldo de un muerto y tres detenidos del grupo delictivo, así como dos agentes de la Policía Estatal Preventiva (PEP) lesionados.

Se logró asegurar seis vehículos de modelos reciente, armas largas y cortas, chalecos antibalas, cartuchos de diferentes calibres así como granadas de fragmentación. Los detenidos están bajo resguardo de la Secretaría de la Defensa Nacional.

El reporte señaló que en el fraccionamiento Jardines de Durango ubicado al norte de la ciudad había varios vehículos con personas armadas y cubiertos del rostro con pasamontañas por lo que al lugar (calle Madreselva) acudieron agentes policiales de la Estatal Preventiva y Municipales, lo que motivó un primer enfrentamiento.

Se sumaron agentes de la Dirección Estatal de Investigación (DEI) y se inició la persecución de una camioneta Ram doble cabina de color rojo que detuvo su marcha en una calle del fraccionamiento La Forestal y dos sujetos bajaron ahí para ocultarse en un domicilio en donde permanecieron por casi 30 minutos hasta que se logró su captura.

En el interior de este vehículo estaba ya el cadáver de una persona de aproximadamente 30 años de edad, quien no ha sido identificado, víctima de un impacto de bala en el cráneo.

En la colonia Octavio Paz se ubicaron dos vehículos con armamento y ropa tipo camuflage .

En la colonia Francisco Zarco, elementos de la Sedena sostuvieron un enfrentamiento a tiros con otro grupo lográndose la detención de una tercera persona.

Durante los primeros hechos y cruce de fuego en el fraccionamiento Jardines de Durango, resultaron con lesiones de gravedad los elementos de la Policía Estatal Preventiva Juan Manuel González Antuna y Antonio Alberto Carrasco, quienes se encuentran internados en una clínica particular de esta ciudad y su estado de salud es de pronósticos reservados.

En diversos puntos de la ciudad, fueron aseguradas una Ramm roja, una Durango café, una Escape blanca, una Cherokee Negra y una Trail Blazer roja así como Tahoe de color blanco. Todas de modelo reciente.

 Publicado en El Siglo de Durango.

 Twitter: @PedroSiglo

Olor a sangre en la Zona Centro

Por: Pedro Galindo Morales.

(Año 2008)

Más de 200 casquillos percutidos por potentes fusiles de los llamados “cuerno de chivo” se apreciaban regados y manchados de sangre en un estacionamiento público ubicado en la Zona Centro de la ciudad, ahí mismo estaban dos cuerpos sin vida a los que se les apreciaban innumerables heridas producidas por proyectiles disparados por armas de fuego y pidiendo ayuda también con múltiples balazos había tres sujetos más que fueron trasladados por paramédicos de la Cruz Roja al Hospital General, muriendo dos de ellos cinco horas más tarde en el nosocomio.

“Eran más de 12 señores con puras metralletas los que se metieron al estacionamiento y ya nada más se oyeron como 100 balazos, rápido salieron y se subieron a tres camionetas nuevas, una negra, una como gris y una roja y se fueron en contra por la de Mascareñas”, fueron los comentarios de las personas que presenciaron la balacera.

UNO ORIGINARIO DE TORREÓN

Los sujetos que murieron en el lugar respondían a los nombres de Miguel Saucedo Hernández, de 39 años, y José Antonio Echeverría, de 24, a quienes se les apreciaron múltiples heridas disparadas por arma de fugo de diferentes calibres, la mayoría 7.62, de los expulsados por los fusiles de asalto AK-47 mejor conocidos como “cuernos de chivo”. Ambos usaban pantalón de mezclilla y botas vaqueras, quedando uno “rafagueado” contra la pared y el otro bocabajo sobre la gravilla del estacionamiento. Según la información proporcionada por la misma Procuraduría, uno de los occisos tenía su domicilio en la ciudad de Torreón, Coahuila, y el otro del fraccionamiento Villas del Guadiana VI, mientras que de los lesionados no se sabía a ciencia cierta de dónde eran originarios y qué hacían en la localidad. Además se informó que en el lugar encontraron siete armas de fuego de alto calibre.

PERECIERON OTROS DOS

De los tres lesionados la Procuraduría sólo pudo identificar a dos, Armando Ovalle Barrientos y Antonio Sánchez Saucedo, quienes ingresaron graves al Hospital General para su asistencia médica. Agentes de diversas corporaciones estuvieron resguardando el Hospital, especialmente las salas en las que estaban siendo intervenidos los mencionados, además estaba el Agente del Ministerio Público esperando declararlos, pues entre más rápido tuvieran la información los de la DEI podrían localizar a los presuntos asesinos.  Sin embargo no se lograron grandes avances en la indagatoria, pues dos de los lesionados dejaron de existir cuando estaban siendo operados en el nosocomio, al parecer sin haber hecho su declaración correspondiente. Ovalle Barrientos y el sujeto que está sin identificarse fueron los que perecieron al estar recibiendo atención médica.

RESPONDIERON AL ATAQUE

Agentes de la Dirección Estatal de Investigación (DEI) comentaron que los mencionados circulaban a bordo de una camioneta Avalanche, de color negro y se metieron al estacionamiento citado, a donde arribaron los vehículos de los agresores, quienes bajaron accionando sus fusiles, sin embargo las víctimas también estaban armadas e intentaron defenderse, logrando lesionar a tres de sus rivales.

La autoridad dio a conocer que minutos después de la balacera dos camionetas, una Sonora y otra Tahoe, llegaron a la Clínica Santa Catarina, ubicada en Jardines de Durango, donde bajaron a tres lesionados y pronto se retiraron del lugar, siendo éstos Jorge Alberto Martínez García, Horacio Hernández Ríos y/o Carreon Pérez así como Guillermo Ríos, todos ellos heridos por proyectil disparado por arma de fuego

DETALLE A DETALLE

Justo al mediodía de ayer, cuando venía de la Procuraduría con rumbo a El Siglo de Durango para realizar mi trabajo, vi una ambulancia de la Cruz Roja que a toda velocidad circulaba por la calle Canelas al mismo tiempo en que me hablaba mi compañero fotógrafo, quien me decía que por Pino Suárez había visto varias camionetas de la Dirección Estatal de Investigación (DEI) también a toda velocidad.

De inmediato seguí a la ambulancia que dio vuelta en la calle Carlos León de la Peña y se detuvo en la esquina de la vialidad Mascareñas, dejé mi carro a dos cuadras del lugar, pues había mucho tráfico, y corriendo llegué al lugar de la balacera.

Justo observé cómo subían a los lesionados a una ambulancia que estaba en la calle, mientras que otra unidad de la Cruz Roja estaba adentro del estacionamiento público marcado con el número 508 de la calle Carlos León de la Peña.

POLICÍAS POR TODOS LADOS

Después de tomar una foto al lesionado que estaba en la ambulancia intenté meterme al inmueble donde había por lo menos 200 casquillos percutidos y se encontraban los dos occisos y un tercer lesionado, sin embargo, uno de los agentes que resguardaba el sitio me pidió que me saliera, mientras que arribaba otra ambulancia.

En ese momento todavía estaban llegando más patrullas de la DEI, de la Policía Estatal Preventiva (PEP) y de la Municipal, que hacían todo lo posible por resguardar la zona, pues los mirones y reporteros no quitábamos el dedo del renglón para cerciorarnos de lo sucedido, hasta que cerraron el portón del establecimiento.

En ese momento, mientras salían a toda velocidad las patrullas de la DEI en busca de una camioneta Tahoe negra, una Sonora gris y una Ram roja, llegó el licenciado Castrellón, titular de la Policía Municipal, a quienes sus comandantes le informaban que había dos “códigos cero” y tres “código uno” (dos muertos y tres lesionados) sin embargo hasta ese momento no estaban confirmados los datos.

LOS DETECTARON EN JARDINES

Mientras que por el radio de los agentes se escuchaba que los presuntos asesinos al parecer merodeaban por el fraccionamiento Jardines de Durango, personal del grupo de Homicidios y peritos de la Procuraduría hacían su trabajo en el interior del estacionamiento donde se suscitaron los disparos.

Los compañeros reporteros esperábamos que abrieran el portón para enterarnos y confirmar la información y no fue hasta que un fotógrafo de El Siglo de Durango se subió a la azotea de un inmueble para tomar las imágenes de los dos cuerpos sin vida, aunque los agentes lo bajaron a pedradas aun así logró captar el gráfico que pretendía.

Después de varias horas las unidades del Servicio Médico Forense (Semefo) acudieron a la escena del crimen y llevaron los cuerpos al anfiteatro de El Sabino para la realización de la necropsia, mientras que los agentes investigadores continúan las indagatorias, sin conocerse hasta el momento el móvil de las ejecuciones ni la identidad de los agresores.

Por último se informó que la Procuraduría estatal será la que se sume a la investigación ya que por las condiciones del caso debe ser la PGR la que lleve a cabo las indagatorias correspondientes, habiendo notado que durante todo el día en que los agentes de la DEI estuvieron averiguando nunca se aparecieron los elementos de la Agencia Federal de Investigación (AFI).

ASEGURAN VEHÍCULOS

Un fuerte operativo policiaco, por tierra y por aire, conformado por elementos de la Dirección Estatal de Investigación y elementos del Ejército, se llevó a cabo en el fraccionamiento Jardines de Durango, pues en ese sector encontraron tres camionetas que presuntamente habían participado en la balacera y dos más que apoyaron en la huída, además sin saber si contaban con una orden de cateo ingresaron a los inmuebles marcados con los número 218 y 220 del bulevar De las Rosas, en dicha zona.

Después de que los agresores que resultaron lesionados fueran llevados por sus mismos compañeros a la Clínica Santa Catarina, los agentes policiacos detectaron dos camionetas, una Sonora de color gris en el bulevar De las Rosas, y una Tahoe negra, con engomado de la Ciudad de México, en las calles Asiano y Adelfa, del mismo fraccionamiento residencial y más tarde localizaron tres unidades más.

Algunos indicios que encontraron en los vehículos fueron una ametralladora calibre .9 milímetros y un “cuerno de chivo”, los que hacían suponer que ahí iban los sicarios y al parecer en los inmuebles cateados encontraron también pruebas para determinar que ahí estuvieron los presuntos asesinos.

Twitter: @pedrosiglo