¿A dónde van a dar los perros abandonados?

Por: Cynthia Carolina Heredia Salazar.

Quienes no encuentran hogar son sacrificados; los adultos por electroshock y los pequeños con anestesia.

El mejor amigo del hombre, el perro, deja de serlo cuando “crece demasiado” o ya no se pueden solventar sus gastos; en otros casos, es tan simple llamar al Albergue Animal y decir “ya no lo quiero”.

De este tipo es la historia de un perro labrador de un año; llevaba cuatro días tirado en una construcción derrumbada, se veía enfermo y tenía una patita lastimada. Tal vez no fue abandonado, sino que se perdió. No se sabrá.

La señora Rosa de la Torre se a cercó, le dio agua y comida; luego, cuando se dio cuenta de que era un animal muy manso, decidió llevarlo a su casa. Kenia García Torres es su vecina; ella forma parte de

Nahum, Asociación por la Defensa de los Animales en formación. Cabe aclarar que no se dedica a recoger animales, porque no tienen un lugar para protegerlos, todavía. Ambas acordaron buscarle un hogar al can pues de la asociación que le recomendaron no tenía antecedentes positivos.

A la semana se publicó en El Siglo de Durango el caso del cachorro que padece un mal congénito y es más pequeño de lo normal, debido tal vez a la falta de ejercicio o mala alimentación. El mismo día de la publicación, Ignacio Cobarruvias se enteró por este medio y fue por el labrador; él ya tiene un hogar.

Éste es uno de los casos de adopción que han logrado civiles o pequeños grupos de personas; algunas recogen perros cuando se los encuentran en mal estado; otros se dedican a buscarlo

s.

La señora Rosa tiene ocho perros; cinco los recogió de la calle, “no hay corazón para dejarlos ahí; no pude… pero tampoco hay lugares donde tenerlos. Yo sólo le digo a la gente que adopte, que les den un hogar, ellos necesitan amor y una casa”.

La experiencia contrasta con lo que se vive de manera global en las calles del municipio de Durango, donde hace años se calculaba que había más de 11 mil perros callejeros.

Moctezuma Jiménez, encargado del Albergue Animal, da a conocer que por mes se reciben 900 perros y gatos, en mayor proporción, caninos. De ellos sólo 10 perros son adoptados al mes y la gente prefiere los cachorros. Quienes no encuentran hogar son sacrificados; los adultos por electroshock y los pequeños con anestesia.

En el Centro Antirrábico se analiza su conducta. Algunos canes son rescatados por sus dueños; otros, abandonados; a los callejeros nadie los reclama.

A pesar de que los Servicios de Salud de Durango (SSD) y el Municipio avalan las técnicas, son muchas las voces que se manifiestan en contra. Para los SSD, el perro callejero es un problema de salud pública, al igual que en el resto del país.

Édgar Islas Calderón, experto en bienestar animal y coordinador operativo de centros de adopción del programa Pedigree Adóptame, aseveró a través de la agencia de información ID que un perro en condiciones de abandono puede representar un foco de alarma en materia de salud pública.

Carlos Esquivel Lacroix, catedrático de la FMVZ de la UNAM y presidente de la Asociación Mexicana de Médicos Veterinarios Especializados en Pequeñas Especies (AMMVEPE), explicó que la adopción responsable de animales es una alternativa inmejorable para las familias que consideran adquirir una mascota.

Recomendó hacer un consenso de familia antes de adoptar un perro, debido a que el principal problema de abandono canino radica en que el 80 por ciento de los animales es adquirido por impulso o bien porque obedece a un patrón de tipo estacional, es decir, como regalo de época navideña e incluso obsequio de cumpleaños.

Ambos expertos coinciden: un animal que ingresa a un albergue ha sufrido diferentes fases de desnutrición y los efectos son variables de acuerdo con la etapa de vida del perro; es decir, un pequeño sin alimento requiere cuidados distintos a un geriátrico en la misma condición.

AGRESIONES Y ENFERMEDADES

Rocío Segura, jefa del departamento de Zoonosis y Vectores de los SSD, señala que el perro callejero se ha convertido en un problema de salud pública en todo México, y Durango no escapa de ello. En términos de agresividad, sólo el 10 por ciento se debe a la parte genética y 90 por ciento es el afecto, y buen trato que reciba de la familia adoptiva, revelan datos de la AMMVEPE. En la vía pública se encuentran dos tipos de perros: el callejero por naturaleza y el que tiene casa y lo dejan salir.

De ellos se generan agresiones y enfermedades; por las primeras se desencadena un fuerte gasto público en vacunas contra la rabia para los humanos y otros antivirales, según informó la especialista. El principal problema con los canes son las agresiones hacia los humanos, en primer lugar con los niños, ocasionando heridas graves en cara y cabeza.

Aunque en este caso, Rocío Segura reconoce que los animales reaccionan a la agresión del hombre, la cual suele manifestarse primero, “los perros están a la defensiva, buscan comida o se defienden del hombre”, recalcó. Las heces fecales en la calle pueden provocar parasitosis ya que las bacterias están en el ambiente, así como micosis. Hasta el conteo de junio se registraron mil 68 agresiones caninas en el estado.

Édgar Islas Calderón, coordinador operativo de centros de adopción del programa Pedigree Adóptame, dijo que existen enfermedades como la leptospirosis, transmitida por la leptospira, bacteria que poseen diversos animales, entre ellos los perros.

Dicha infección es comúnmente trasladada a humanos y ocurre cuando el agua o latas de alimento están contaminadas con orina del animal y entra en contacto directo con lesiones de la piel, ojos y mucosas.

TRATAMIENTO

La jefa de Zoonosis y Vectores aclara que cuando se es mordido por un perro se debe acudir al Centro Antirrábico de inmediato. Si la mordedura es grave, es decir, se presenta en rostro o cabeza, se aplica inmunoglobulina, que son células o anticuerpos que evitan la llegada del virus de la rabia al cerebro.

Se requieren 20 unidades por cada kilogramo de peso; en promedio cada humano necesita tres dosis. La mitad de la sustancia se aplica de manera directa alrededor de la herida y el resto por inyección en el glúteo. El paciente es vacunado contra la rabia; una dosis el día de la agresión; otra, al día tres, siete, 14 y 30. Son cinco en total. Si la persona acude a atención médica 14 días después de la mordedura, la vacunación y la aplicación de la inmunoglobulina es doble; luego se sigue el esquema antes descrito.

La vacuna contra la rabia es importada y cuesta 517 pesos la caja con 216 dosis, mientras que la inmunoglobulina se facturó en 330 pesos por dosis. Cabe recordar que por humano se requieren tres de ellas. Al sexto mes del año se habían aplicado 417 dosis de vacuna antirrábica para humanos, el 30 por ciento por lesiones graves; también se suministraron 125 dosis de inmunoglobulina.

PERROS DETENIDOS

Si se captura al perro agresor, ya sea callejero o de casa, es enviado al Centro Antirrábico, en donde se analiza su conducta y se determina si su naturaleza es agresiva. Algunos canes son rescatados por sus dueños; otros, abandonados; a los callejeros nadie los reclama.

Rocío Segura aseveró que estos caninos no son adoptables por ningún motivo y se canalizan al Albergue Animal, donde son eliminados. Durango cumplió ocho años libre del virus de la rabia. Para evitar o identificar los brotes, se realizan exámenes de encéfalo de perros elegidos al azar; hasta junio iban 2 mil 350 muestras de cráneo analizadas en el Laboratorio Estatal de Salud Pública, todos con resultado negativo.

LA ELIMINACIÓN A FALTA DE RECURSOS E INFRAESTRUCTURA

La jefa de Zoonosis y Vectores aclara que los municipios son los responsables del perro callejero; por lo tanto, el recurso y el trabajo les corresponde a cada uno de ellos. En Durango, la mayoría de los perros es enviada al Albergue Animal por sus propios dueños.

“Mantenerlos es un gasto muy alto; no hay un lugar especial para atender a este grupo de perros. Nos apoyamos en las asociaciones animales, y aun así es insuficiente”.

Los SSD en Durango aplican la norma 033 para el Sacrificio Humanitario de Pequeñas y Grandes Especies del Municipio de Durango que permite el uso del electroinsensibilizador, o muerte por electroshock.

Las pequeñas especies son eliminadas con anestésicos y las grandes, con electricidad. Según la versión de la entrevistada, el animal pierde sensibilidad en tres segundos.

Explica que la asociación protectora de animales AMIGO vigila que se aplique la ley como es debido; en ocasiones anteriores su presidenta, Delia Campillo, aseguró que el Albergue Animal “trabaja bien”. Este mismo grupo se acerca a los dueños cuando hay casos de maltrato, aunque no se los puede quitar. Es apoyada por los SSD con anestésicos; la asociación también sacrifica canes ante la falta de recursos y espacio. Cuentan con un veterinario que brinda servicio gratuito y viaja a municipios cuando se pide el apoyo.

Publicado en El Siglo de Durango (2010)

Twitter @CHerediaSalazar

Anuncios

Publicado el 14 agosto, 2011 en Para la historia.... Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. hola disculpe donde podria encontrar a los de el albergue animal tengo un vecino que es paracaidista o sea tomo una casa que no era de el porque esta sola y solto su perro a varios niños ha mordido pero no lo denuncian porque es gente es tremenda no podemos caminar por la calle

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: